IMG_8872-2


Redactado por: Concha R. // Fotos cedidas por: Kiko Vidal Pro.


El espectro musical murciano está evolucionando. Hemos pasado de contar con dos o tres grupazos de tirón con cien artistas escondidos a sus espaldas, a disfrutar de cien artistas de tirón respaldados por unos cuantos grupazos. Y con esto no hablo de la involucración por parte de las salas o promotores, no hablo de sellos discográficos ni de grandes aportaciones o ganancias económicas. Hablo de que se está creando espíritu.

Desde hace unos meses los murcianos hemos visto cómo gran cantidad de bandas amateurs organizan eventos, conciertos, se mueven, disfrutan y nos hacen disfrutar, demostrando que no es necesario contar con la subvención ni dinámica de la junta para que su música transgreda.

Y es en este sentido en el que la música y cultura hip hop no se queda un paso atrás, algo que pudimos comprobar hace unas semanas.

IMG_8853-WEl pasado sábado 10 de octubre volvió a interrumpir en el panorama musical de la región la agrupación El Club de la Lucha, esta vez en compañía de Cream Colectivo que en pasadas ocasiones ya había organizado eventos a los que habían acudido algunos grupos de hip hop de la ciudad. En la noche participarían numerosos y variopintos mc’s que prometían, como poco, un buen espectáculo. Algunos conocidos, otros aún por conocer… la noche pintaba interesante y tendría lugar en Mariano Rojas, en el espacio Roots World Music Club, en la sala 12 y medio.

A las dos de la madrugada daba comienzo una escena que parecía estar convirtiéndose en acontecimiento popular. Las entradas anticipadas se habían agotado, y el aforo disponible en el lugar parecía camino a completarse, hacía tiempo que no veía tanta gente en la puerta de una sala ante un concierto de estas características.

El kit de la velada era escuchar y disfrutar, y todos lo sabíamos, sin embargo estoy segura de que muy pocos esperaban lo que sucedería a continuación.

Reliclub1-WSi tuviera que hablar de todos y cada uno de los participantes exponiendo el total de sus características me llevaría varias noches, paquetes de tabaco y dolor de cabeza; y es que al escenario subieron nada menos que quince artistas diferentes: Willy weilon, J. Flaco, A. Bravo, Rapto, Sin H, Crise, K-Sta, Chinaski, Beaten B, Ckone, Due, Mofly, Lost, Yerevand y Jaro Desperdizio. Una miscelánea de autores que en solitario o en conjunto exhibirían ante toda esa gente sus capacidades.

Cuando conseguí sortear el maremágnum de gente y entré al recinto Due y K-Sta estaban presidiendo el estrado. Los hermanos Castaño hicieron lo que suelen hacer y pusieron el corazón en secuencia. Con canciones como “Mejor que yo”, o “Miércoles” dieron comienzo a una sesión que más que concierto parecía combate.

Al término de esta primera parte del show los chicos de Triple Moral asumieron el control del micro, desplegando las alas y de nuevo, como ellos dicen, “emprendiendo el vuelo”. Rapto y Chinasky presentaron algunas de sus composiciones entre las que destacaron “TPM Fight Club” o “40º”.

IMG_8821-WLa simultaneidad de los conciertos y cantidad de gente hicieron aún más ardua la tarea de describirlos; con todos los cantantes sobre la tarima resultaba difícil saber quién cantaba en qué momento. Casi sin darme cuenta ya eran otros los que se encontraban micro en mano. Nunca había escuchado a J. Flaco y Lost, pero definitivamente fue una buena ocasión para empezar a hacerlo. “Perdiendo el norte” o “Gruta Mental” fueron dos de las canciones que estos jóvenes lucieron ante el público.

Tras ellos escuchamos a Weylon, con canciones como “Empecé de cero” o la última grabación que hizo junto al Club de la Lucha. Weylon energizó la sala, haciendo a todos los jóvenes de allí mover hasta las cejas; crudo y directo, con “toques de artista, de parque”, y destilador de buen rollo; rasgos del cantante que al parecer allí casi todos conocían.

El hip hop es uno de esos géneros en los que cantante y dj deben de trabajar mano a mano, y CKone había tenido el dominio instrumental toda la noche pinchando las bases a los artistas. Sin embargo éste no pudo la perder la oportunidad de, ¿por qué no?, avanzar unos metros y coger el micro. Con él pudimos escuchar temas como “A man on the moon” o “Black Sesion”.

Sin H y Jaro Desperdizio fueron los siguientes. Combinaron canciones conjuntas y en solitario entre las que destacaron “Ellas y ellos” y “Emergencia”. La asistencia parecía entonces entusiasmada, quizás por la empatía que engancha a sus canciones, quizás por la unión que parece enganchar a ambos. Lo que sí es seguro es que Jaro y Sin H demostraron que algunos no tienen dentro un duende, algunos tienen una bestia.

IMG_8932-WCuatro de la mañana y por primera vez desde que comenzó mi tardía afición al rap no se notaba la diferencia en cuanto al número de espectadores. Yo ya estaba cansada y aún mis ganas de más me obligaban a mantener la vista clavada en la peana.

Rapvolucion 00 con Crise y A. Bravo es un grupo al que ya había visto en anteriores ocasiones. Esta vez ofrecieron composiciones como “Mi lírica al desnudo” o “No hay retorno” en la que intervino Mofly, uno de los protagonistas del último grupo interventor de la noche: Sensu Stricto, con Yerevand y Beaten B quienes presentaron canciones como “Waio” o “Ron Barato”. Me gustan, saben hacerte bailar, se entregan y declaran sin miedo que en este ajedrez hay muchas fichas y pocos reyes en el tablero.

Así que en este juego, en el que más que peones hubieron caballos, el jaque mate dejo que lo decidáis vosotros.

Deja un comentario