Vinarock2015-foto_graciasEl clásico Puente de mayo, que siempre tiene lugar con motivo del Día del Trabajador, fue el momento escogido, como tantos otros años, para la celebración del Viña rock, una de las propuestas más esperadas de la temporada. El festival ha cumplido en esta edición su vigésimo aniversario.

Y lo cierto es que, de nuevo, la organización ha sido un éxito. Al sol y las cálidas temperaturas se han sumado la confraternización y el buen ambiente que se ha generado entre el público. El popular certamen, que se celebra en la localidad albaceteña de Villarrobledo, ha llenado su aforo con más de 200.000 asistentes y ningún altercado que lamentar. Un hecho que hay que agradecer a los encargados de seguridad del evento. Unos 1.500 efectivos que han velado porque cada concierto fuera una fiesta sin incidentes. Porque, si bien es cierto que tanto en las entradas como en las salidas se formaban aglomeraciones, las ganas de pasarlo bien y el buen hacer del personal contratado han convertido las colas y los momentos de espera en una mera anécdota.

Foto1Respecto a los artistas, otra vez se volvió a producir esa mezcla tan bien conseguida entre figuras de la música y artistas que empiezan a despuntar. Un total de 120 grupos repartidos en ocho escenarios donde destacaron SFDK, Hamlet, The Toasters, Dope D.O.D. o Reno Renardo, cada uno en su parcela. Porque si algo destaca en este acto es el amplio ramillete de estilos musicales a los que da cabida, consiguiendo además que ninguno desentone. Parece pues que, de lo que nadie duda a día de hoy, es de que el Viña rock es un referente en los festivales europeos. De hecho, el propio alcalde de Villarrobledo, Valentín Bueno, ha presumido de tener “el mejor festival que se celebra en España”. Haciendo mención al impacto económico,  en los tres días que ha durado en Viña rock (30 de abril, 1 y 2 de mayo) se han generado entre 16 y 18 millones de € para el municipio anfitrión.

Por otra parte, si en algo se ha parecido esta edición a las ediciones anteriores es en el buen sabor de boca que deja. Asimismo, la experiencia que van adquiriendo los organizadores año tras año se nota. En el apartado del sonido, por ejemplo, el servicio ha sido muy satisfactorio, permitiendo a los asistentes disfrutar al máximo de las letras y los acordes de sus grupos favoritos.

Deja un comentario