Muchas son las ocasiones en las que, después de una larga tarde de trabajo en el estudio, escribiendo, grabando, editando, intercambiando ideas y demás quehaceres propios de un taller artesanal de sonido, me pregunto cuál será la percepción del Mc con el que trabajo, en cuanto al desarrollo de la cultura hip hop en la ciudad, ¿cómo está hoy el hip hop en las calles?, ¿qué grupos nuevos estas saliendo o que estilo es el que más se escucha? Obteniendo así, más opiniones al respecto y fortaleciendo mi opinión con más argumentos. Las respuestas son variadas y dispares según la zona de la que provenga el Mc, la edad, el tipo de música que hace o su trayectoria, pero una idea destaca sobre las demás; el hip hop está destrozado en Murcia, no existe unión, envidias y luchas de ego, a nadie se le ocurre escuchar lo que el otro dice, por lo que a tus conciertos solo van tus amigos, y cuando terminas, se van, despreciando el show del resto de grupos que componen el cartel.

Sin ninguna duda, para mí, se está esfumando aquel espíritu original de fiesta que era una JAM, ese lugar de encuentro y reunión de la amantes de esta cultura. El hip hop es competición desde sus inicios y quizá por eso me sedujo tanto desde pequeño, pero competición no significa falta de respeto según mi prisma.

Cada persona es libre y así actúa, pero basándome en mí experiencia puedo decir que las cosas que uno hace, siempre pueden mejorarse cuando se realizan entre varias personas, a pesar de que sea más difícil su organización y coordinación. Quien ama el hip hop, respeta, intenta culturizar, conocer y transmitir el verdadero mensaje, el verdadero conocimiento de sus raíces siendo un auténtico HOME BOY.

He comenzado esta editorial con el titular “SOY HIP HOP REAL 100 POR 100, VOSOTROS COPIAS” para incitar a su lectura por un lado (lo reconozco) y porque es un tópico que se repite una y otra vez y resume la causa de tanta desunión y falta de empatía en la escena.

En contraposición, creo que en Murcia ha existido y existe un gran nivel y actividad en cuanto a la cultura hip hop se refiere, en comparación con otras ciudades del país. Creo que el nivel de los Dj’s, de los Mc’s, de los bboys, de los eventos que se van desarrollando con diferentes e importantes artistas nacionales e internacionales, es muy alto, algo de lo que me siento orgulloso sin ninguna duda. Pero también es cierto que hay mucho talento desperdiciado, como alguien dijo en alguna canción sobre nuestra ciudad, Cementerio de diamantes. A la misma vez, todo se va especializando, en algunas ocasiones hasta tal extremo que uno deja de lado el conjunto de la cultura hip hop para desarrollar su creatividad en una sola rama dejando de lado y apartándose del resto de disciplinas

En las ocasiones en las que he participado como dj en campeonatos de breakdance, he de decir que es el público más exigente y conocedor de la música que he encontrado hasta la fecha, he percibido que ocurre más de lo mismo. El evento se inunda de bboys y bgirls, las acrobacias y trucos están a un nivel muy alto, el evento llega a la final de la que surge un ganador al que todos mantean. Después se ha organizado un concierto para festejar el evento y disfrutar de la música en un tono más distendido; ¿Pero qué ocurre? Efectivamente, todos los bboys comienzan a desfilar y son muy pocos los que se quedan a ver los conciertos, quizá por el cansancio acumulado después de la competición o quizá porque no le gusta el grupo que actúa, pero en los orígenes la fiesta continuaba y los bboys animaban a los Mc’s mientras cantan sus rimas, al igual que los Mc’s gritaban mientras los breakers rompían el suelo con sus trucos.

A veces, comparo un concierto de cualquier otro estilo musical con un concierto de rap y observo que el público rockero, por ejemplo, parece disfrutar mucho más de la música en directo. La mayoría de asistentes no son necesariamente guitarristas, ni bateristas, ni cantantes, solo les gustan los temas que toca el grupo, sus letras y sus acordes y no están buscando el fallo o criticando las liricas del cantante como en los conciertos de hip hop ocurre. A mi modo de ver, hace falta más público que simplemente disfrute con el rap en directo, con los scratches o las acapellas, publico que no necesariamente sea Mc o breaker o escritor, publico que ame la cultura hip hop y su música, que acuda a los eventos, pague su entrada y no intente colarse pese a que el precio de la entrada sea ínfimo, de lo contrario estaremos cavando nuestra propia tumba.

En definitiva, espero que nunca se pierda del todo ese autentico sentimiento de comunidad, de cultura, de reivindicación y competitividad sana con el que se caracterizaba el hip hop en sus orígenes. En nuestras manos está hacer algo grande o pasar de puntillas por la vida. Hip hop es batalla, lucha, competición, victoria, sufrimiento y derrota, pero también es respeto educación y convivencia, como así lo han demostrado grandes nombres dentro de la historia del hip hop, como pueden ser el dj más visionario hasta la fecha, DJ QBERT, o un de los estandartes del auténtico hip hop, fundador de la Zulu Nation, KRS-ONE cuya humildad y conexión con el público, es impresionante. Como platón dijo hace ya unos siglos, la verdadera virtud del sabio, es la educación. PAZ

¿Quieres escribir tu artículo?

Estaremos encantados, ponte en contacto con nosotros en
contacto@hiphopmurcia.es

Deja un comentario